El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén España es uno de los mercados en los que están entrando con más fuerza las cadenas de gimnasios de bajo coste. Y no es casual. El negocio del fitness generó 2.134 millones de euros en 2014, colocando al país como el quinto más importante de Europa, sólo superado por Reino Unido, Alemania, Francia e Italia. Esta actividad genera entre 2.500 millones y 5.000 millones de euros, debido a que también son países con mucha más población, según revela el informe An Overview Of The European Health & Fitness Market Report 2015 de Europe ActiveDeloitte.

El fabricante de maquinaria Life Fitness, que ha realizado un encuesta a 210 profesionales a partir de este informe, indica que en España “el crecimiento del mercado está impulsado por la apertura de clubes pequeños”. Y es que los 4,89 millones de socios se reparten entre 4.350  clubes y el principal operador, Altafit, sólo tiene 34 centros. Le siguen la cadena gallega Serviocio y McFit, con 28 instalaciones cada una, Supera (27) y Body Factory (26).

Un papel clave en el crecimiento de instalaciones de reducidas dimensiones está siendo la irrupción de nuevas cadenas low cost que han ido creciendo bajo el modelo de franquicia en ciudades pequeñas y medianas. Life Fitness indica que la previsión es que 2015 se cierre con un total de 200 centros de bajo coste en España, cuando a finales de 2013 sólo se contaban 113. El número de empresas gestoras sólo pasará de 27 a 39, algo que el informe atribuye a que “este modelo requiere escalas mayores para obtener rentabilidad, por eso tiende a la concentración y el número de centros low cost crece más rápido que el número de empresas que los gestionan”.

Altafit es la cadena con más centros en España.

El estudio recuerda que la Comunidad de Madrid concentra el grueso de este tipo de gimnasios, con un total de 77. Le siguen Andalucía, con 29, la Comunidad Valenciana (27) y Catalunya (18). “El 90% de los centros low cost ofrece actividades dirigidas”, indica Life Fitness como uno de los aspectos para comprender su competitividad en precios, con cuotas que suelen rondar los 20 euros mensuales.

Los gimnasios privados que compiten en la franja media de precios son los que peor lo estarían pasando, ya que es en el único tramo de la encuesta donde el porcentaje de clubes que dicen haber reducido su facturación (43%) supera al de los que dicen que han mejorado (40%). Sorprende el caso de los gimnasios premium, donde sólo el 12% de instalaciones dice haber visto reducido su negocio, por un 47% que asegura que ha mejorado. Esta tendencia positiva también se produce en los estudios de entrenamiento personal y en los low cost.

El 50,9% considera que la situación económica del sector es “regular”, pero son más los consideran que es buena (31,3%) que los que la califican de mala (12,1%). ¿Y qué podría truncar la recuperación? Para el 23% de los encuestados por Life Fitness, la principal amenaza es el efecto del bajo coste y las bajas de socios afectados por la crisis. Es decir, que la irrrupción de estas nuevas marcas con tarifas más económicas es el riesgo más compartido por el sector, sólo superado por el impacto de la subida del IVA, señalado por un 33% de los centros.

Uno de los problemas de la guerra de precios y la sensibilidad de los usuarios es la escasa fidelidad de los socios. De hecho, según el informe, los gimnasios low cost “no consiguen fidelizar a sus socios y retenerlos más allá de los primeros seis meses”. Pese a ello, en el actual contexto económico estarían siendo los centros municipales y los privados de gama media los que más problemas están sufriendo para no perder socios activos, según Life Fitness. Sobre este tipo de centros, la marca de maquinaria ya advierte que “con poca diferenciación y estrategia de cuotas poco clara, presentan mayor riesgo de pérdida de clientes”.

Reebok Crossfit 2

España es el segundo país de Europa donde el CrossFit crece con más fuerza.

El 67% atribuye al precio de las cuotas la mayor dificultad para retener a clientes, y lo paradójico es que “la mayoría considera que las cuotas altas suponen mayor retención de socios, mientras las bajas llevan a un mayor índice de abandono”. Es decir, que el usuario estaría dispuesto a pagar más por un mejor servicio que no una tarifa media si la oferta no se diferencia de lo que puede encontrar en un centro low cost.

Donde todo apunta a que se abrirá una oportunidad de negocio es en la apertura de centros de CrossFit o especializados en actividades al aire libre, ya que a pesar de ser una tendencia al alza “sólo un 14% de los centros tiene previsto incorporar alguna de estas dos actividades en un futuro próximo”.

En total, y pese a la recesión económica, un 10% de los centros ha invertido más de 100.000 euros, probablemente en nuevas aperturas. El grueso de encuestados, un 40%, destinaron menos de 20.000 euros a renovar sus instalaciones, mientras que casi un 30% superó 2014 sin realizar ningún tipo de inversión.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles