El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén DiR empieza a concretar sus planes para 2017. Tras un ejercicio marcado por la renovación de instalaciones existentes, la cadena de gimnasios se ha marcado el objetivo de retomar las aperturas propias entre finales de este año y principios del que viene. Según ha podido saber Palco23, la compañía abrirá su primer club franquiciado en la calle Mallorca de Barcelona, frente al Mercado del Ninot, mientras que tiene firmada la apertura del primer estudio centrado en boxeo y la de un centro convencional en el barrio de Gracia.

El proyecto más inmediato es el del local de unos 800 metros cuadrados que gestionará un tercero con la marca creada en su día por Ramón Canela. En el establecimiento, que anteriormente ya ocupaba un gimnasio independiente, se estrenará un nuevo concepto en el que predominarán las clases dirigidas. El nombre del socio y la inversión realizada no ha trascendido, aunque para este concepto DiR estima en su documentación para franquiciados que estaría por encima de los 500.000 euros.

DiR Franquicia Thre3 Mallorca 650

El establecimiento, de unos 800 metros cuadrados, se dividirá en tres salas de entrenamiento.

El espacio se dividirá en tres salas y la estética pretende emular la de algunos conceptos que triunfan en Estados Unidos, como Soul Cycle o Barry’s Bootcamp. La primera estará especializada en cycling, en la que se busca conjugar los objetivos técnicos con el juego de luces y música; la segunda se destinará a sesiones diversas, ya sean de yoga, danza o ballet, entre otros; la tercera y última será la zona de entrenamiento, pero pensada el estilo bootcamp, es decir, que más que para ir por libre se ha pensado para entrenamientos en grupo que combinen cardio y fuerza.

La otra apertura que ya tiene firmada la compañía es en la Gran Vía, una de las principales arterias de Barcelona. El local, que está entre la zona de Plaza España y Plaza Catalunya, se convertirá en el primer Boxing DiR, que será 100% propio. La empresa argumenta que, al igual que hicieron con Yoga One, un paso importante y previo para poder franquiciar este concepto es tener un local operativo en el que pueda verse cómo funciona y si realmente atrae al público. En este caso, DiR explicaba que basta con un espacio de 300 metros cuadrados y una inversión inicial de algo más de 100.000 euros.

Por último, la cadena ha decidido también abrir un club propio en la Travessera de Dalt, en el barrio de Gracia. Aunque de esta iniciativa poco se conoce, Canela avanzó hace unos meses que ya no se volverían a construir clubes de grandes dimensiones como los que actualmente forman el grupo, sino que se apostaría por superficies más reducidas de en torno a los 1.000 metros cuadrados, para adaptarse a las nuevas dinámicas de consumo, en las que se prioriza la proximidad.

Estas tres inversiones más inmediatas se suman a las realizadas durante el año. Por un lado se abrió un YogaOne en la zona alta de Barcelona, poco después de decidió ampliar el Sant Cugat Padel Indoor con nuevas pistas, se renovó la maquinaria de varias instalaciones y se decidió ampliar los gimnasios de Avenida Madrid y Up&Down, en los que se han incorporado nuevos servicios, tanto de entrenamiento como de bienestar.

DiR Boxing 650

El servicio de boxeo de DiR hasta ahora sólo se ofrecía en algunos de sus clubes.

La compañía confía en que estas mejoras, unidas a la recuperación del consumo, permitan dar un nuevo impulso a la facturación. Fuentes conocedoras de las proyecciones de DiR aseguran a Palco23 que 2016 prevé cerrarse con 43 millones de euros en ingresos, lo que supondría el primer incremento del negocio en los últimos años, después de los estragos provocados por la crisis.

Una de las claves, según defienden, ha sido la fragmentación de tarifas para adaptarse a cada usuario. Silvia Canela, responsable de expansión, comentaba a este diario en julio que “si no lo hubiéramos hecho habríamos perdido mucho más clientes”, y que algunos de los 70.000 abonados que hoy tienen ahora ya empieza a hacer un upgrade en su cuota.

El sistema de DiR le permite entrar a competir con las cadenas de bajo coste por aquel cliente esporádico que no hace un gran uso de las instalaciones. Conocida como M-9, la tarifa consiste en un pago mensual de 19,9 euros, que después se complementan con el pago de diferentes suplementos en función de la hora y el gimnasio al que se acude.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles